miércoles, 26 de diciembre de 2012

VIRGEN NIPONA


VIRGEN NIPONA
Óleo de 1968. Autor: Vicente Enguídanos Garrido (España) 
Una vidriera de colores vivos y alegres. Una Virgen niña, pura, expresión de Amor y alegría; son un conjunto perfecto para plasmar, no sólo el buen hacer de un pintor, sino también el alma que ama el silencio y deja a la imagen hablar, por medio de unos ojos, de una mirada que nos trasladan a un Japón de leyenda en tanto lo hace de actualidad.
Comentario de Mª Auxiliadora Fonellosa

domingo, 23 de diciembre de 2012

VICENTE ENGUÍDANOS PUBLICA UN LIBRO DE HAIKUS Y SENRYUS


“Haikus y Senryus del Cabanyal Mediterráneo” es una breve colección de poemas cortos del escritor y pintor valenciano Vicente Enguídanos, miembro de la Unión Nacional de Escritores de España
 
Acercarse a la realidad de un escritor tan si quiera parcialmente, es siempre una sabía forma de conocer no sólo el mundo en el que vivimos sino el interior de nosotros mismos, máximo si cabe cuando intentamos profundizar sobre los orígenes de nuestro existir como seres humanos.
Así es como Vicente Enguídanos nos lleva de la mano adentrándose en el de venir de la vida, siguiendo sus huellas que paulatinamente se dejan leer como un libro en los acontecimientos cotidianos de la naturaleza.
 
Unos Haikus expontáneos que van surgiendo a la luz del ingenio del autor, se desglosan durante el día y la noche para terminar en la meditación profunda del silencio, de la sabiduría de la oración.
 
Enguídanos sumerge al lector en un tiempo intemporal que nos ama desde la altura de un libro creado para profundizar en la infancia. La madurez y la vejez de la experiencia.
 
El libro mantiene la estructura del poema japonés tradicional /cinco, siete, cinco/ llamando la atención a modo de imágenes que suceden en el mismo instante. Sus temas fundamentales son la naturaleza en el caso de Haikus y la existencia humana en el de los Senryus.

Comentario escrito por Mª Auxiliadora Fonellosa Causada, delegada del Unión Nacional de Escritores de España (UNEE)

Publicado por la Unión Nacional de Escritores de España (UNEE)
 
 

jueves, 20 de diciembre de 2012

FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2013

ESPIRITUAL Y VERDADERA NAVIDAD 2012
HAIKUS A LA VIRGEN
 
AVE MARÍA,
Mi Madre del cielo eres.
¡Oh, Madre mía!
Conmigo estás
desde mi encarnación,
así me cuidas.
Tú eres mi Amada,
Bella Virgen del Carmen
y mi Señora.
Fiel quiero serte,
en cuerpo y alma siempre
con mi Carmelo.
Yo pueda verte,
al fin con Nurea,
eternamente.
Con todo mi afecto a mis amigos y un Próspero y Santo año 2013
Vicente Enguídanos Garrido (Castellón) ESPAÑA
 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

martes, 4 de diciembre de 2012

LA SONRISA, LA MENTE Y EL ESPÍRITU

3/03/1997 Castellón

Vicente Enguídanos Garrido

Existe una misteriosa unión entre estas tres palabras, que actúan siempre juntas, produciendo reacciones secundarias, según cuál de las tres sea la primera que actúe, pero al final, se empiece por donde se quiera, todas llevan a la misma conclusión, es decir, a conseguir el equilibrio del Ser, aunque muchísimas veces, la persona no sea consciente de ello.

El año pasado fue la primera vez que fui convocado, por medio de un conocido amigo para ir a un Centro de ayuda, y hablar sobre la sonrisa y la salud. Comenté muy someramente sobre la sonrisa y nos centramos más, en la alimentación natural, concienciándonos para mantener un cuerpo sano y eliminar el estado de enfermedad, basándonos en la famosa frase sabia, de Hipócrates, el padre de la Medicina, que decía textualmente “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”. Por ese camino muchos investigadores, han ido descubriendo, entre todo lo que se ofrece al hombre, por la Madre Naturaleza, los elementos que más fuerza, vigor y energía, podían proporcionar para desarrollar la vida, hasta el máximo que el Creador, en su infinita Sabiduría, tenía previsto para el género humano, pero al mismo tiempo que una vida larga, una larga calidad de vida, intentando mantener sus potencias físicas, mentales y espirituales al más alto nivel, consiguiendo una vida digna de vivirse en plenitud, para descubrir la gran misión que cada persona debe realizar, en él mismo y en los demás, a través de los acontecimientos que se tejen a su alrededor.

Hoy vamos a charlar sobre la sonrisa, la mente y el Espíritu, y cómo aprovechar sus efectos en nuestro cuerpo. Efectos que, pueden llevarnos a ese estado de plenitud, como más arriba indicábamos y que debemos potenciar, para llegar a adquirir los conocimientos necesarios, y así poner en marcha, los mecanismos que tenemos a nuestra disposición para conseguir esa salud que como don más preciado, la humanidad persigue, según el dicho popular “Salud, Dinero y Amor”.

Aunque mucha gente no llegue a creerlo, la sonrisa es un método terapéutico, de Salud integral, psicosomático ; físico espiritual, es decir, de la persona entera. Hace muchos años que aprendí esto, gracias un buen profesor de psicología que teníamos, cuando estudiaba Enfermería. En la vida práctica, durante mi trabajo profesional, he podido constatar ésta realidad, por la que el caso que sirvió de ejemplo, para que comprendiéramos el significado, cualquiera de Vds. ha podido comprobarlo, de cómo actúan nuestro cuerpo y nuestra mente, al unísono. El ejemplo fue el de la persona que tiene mal genio, y que con el tiempo llega a desarrollar una úlcera de estómago; lo mismo que el que tiene úlcera de estómago, va a degenerar en una conducta agresiva y de rechazo hacia los demás, por su mal genio. Existe una comunicación de todas las partes del cuerpo consigo mismo, todo está interrelacionado, y si una parte del cuerpo está enfermo, todo el cuerpo está enfermo, como decía San Pablo, cuando hablaba del cuerpo místico de la Iglesia.

Partiendo de la aplicación de este supuesto, podemos beneficiarnos al conocerlo, pues las persona serias en extremo, de las que normalmente se dice que tienen cara de juez, están actuando en contra de su propia salud, pues están emitiendo sustancias negativas, desde la contracción de sus músculos, los cuales emiten órdenes al cerebro, que obedece a la voz de su amo, y fabrica en el laboratorio interno, siguiendo las instrucciones eléctricas, que los terminales, repartidos por toda la superficie corporal, le están dictando, las sustancias que pueden perjudicar o beneficiar, bajando su nivel de energía o aumentando su capacidad vital, para mantener la salud.

Cuando me llamaron desde una organización de ayuda para que fuese de nuevo, a dar una charla, para mayores y jubilados, les di mi conformidad y luego, pensando de qué tendría que hablar, recordé algunos artículos de los muchos que he leído, sobre cómo actuar en nuestro organismo los pensamientos positivos y cómo las reacciones a esos pensamientos, pueden darnos el equilibrio psico-somático que necesitamos, para mantener ese harmonium, de salud integral.

Entre algunos de ellos, recuerdo el titulado “El mágico poder de la sonrisa” que empezaba comentando un curioso caso, ocurrido en unos grandes almacenes, a una señora. Revolviendo bañadores de oferta, escogió uno y abriéndose camino entre empujones y apreturas, hasta llegar a la dependienta, le dijo -Por favor, ¿Tendría el mismo modelo, pero en rojo?. Lo que hay aquí es todo lo que hay. ¡Y no revuelva más! Ante tal respuesta, la señora impulsiva e impaciente, tiró el bañador al suelo, protestó airadamente por el mal trato y se prometió, no volver a comprar en esos almacenes, en toda su vida.

Pasados unos días, al visitar a una amiga que conocía lo que le había ocurrido, le comentó cómo le fue en otros almacenes a los que tuvo que recurrir, explicándole que había quedado encantada, pues al entrar en el departamento de verano, pidiéndole a la señorita, el tipo de modelo y color que deseaba....., cortándole su amiga ¿Y enseguida te enseñó todo el muestrario de bañadores en rojo? Pues no, contestó ella. Simplemente me miró a los ojos y ¡me sonrió! ¿Te sonrió? le dijo aquella. Me sonrió y me trató con tanta dulzura que, a pesar de que no tenía nada en rojo, compré tres bañadores, en azul, violeta y amarillo, manifestó la protagonista de la historia.

¡Estos son los milagros que provoca una simple y dulce sonrisa! Una sonrisa es la diferencia entre un éxito de venta o un inamovible stock de artículos; es la frontera entre la amistad o el rechazo; y a veces, en un nivel político, puede llegar a significar la guerra o la paz.

¿Qué tiene la sonrisa que la convierte en la varita mágica de las relaciones humanas?

Si pensamos que la sonrisa proviene del corazón, pues el dicho se expresa “Habla con el corazón en la mano”, “Me sale del corazón”, “El sentimiento verdadero proviene del corazón”, “El corazón no puede evitar querer a alguien”. La gente al relacionarse, y ponerse en comunicación con otra persona, surge sin darse cuenta, el contenido psicológico de las propias actitudes.

A nivel científico, según los experimentos con la cámara Kirlian, y su aplicación al estudio de los campos bioenergéticos del cuerpo humano, las diferentes actitudes mentales y emocionales, en el fondo, son corrientes de energía electromagnética que brotan de ciertos puntos localizados en la cabeza, el pecho y el abdomen, expresándose, estas energías, en una constante circulación por todo el organismo y su aura psíquica.

Al entrar en relación con otra u otras personas, estas energías de las propias actitudes psicológicas, se irradian, a partir del corazón (centro de energía), hacia las manos, los ojos y la cara. Así, la energía del corazón, se pone en comunicación y entra en contacto con las energías anímicas del corazón de las personas, con las cuales se establece la relación.

La mirada que manifiestan los ojos, la expresión de la cara, la utilización de las manos y la irradiación del corazón, no es otra cosa que corrientes de dinámica energía anímica puesta en acción. En una relación entre seres humanos, los corazones se ponen en contacto a través de la mirada, la expresión de la cara y los gestos corporales.

El contacto es unión, y unión es conocimiento y de ese conocimiento surge una reacción emocional de apertura o rechazo.

Cuando leía estas líneas, recordaba cómo hace más de cuarenta años, era en Noviembre de 1955 y yo tenía entonces veinte años, escribía algo parecido, donde explicaba como se producía ese acercamiento o rechazo. Decía en aquellas notas que, nosotros éramos como emisores receptores, que vibrábamos con una frecuencia determinada, y que al encontrar otra alma apta para despertar en ella las misma sensaciones, emitíamos unas ondas que siendo absorbidas por ella y reflejadas nuevamente, vibrando los puntos inmateriales, con frecuencia especial, al ser captadas por el centro emisor primitivo, se producía a la recepción, una búsqueda de sintonización con las frecuencias recibidas. Éstas, en realidad, son como fotografías del alma, de ésa alma que inunda todo nuestro cuerpo, desde la cabeza a los miembros inferiores, pero no como fotografías parciales, sino como ficha completa de todas las apetencias que siente nuestro espíritu y que, al ser mutuamente intercambiadas y seleccionadas por el ente, con esa rapidez propia de él, hace que se sientan atraídos o repelidos, si en caso contrario, el otro espíritu receptor no contesta, a la clave, que sirve de enlace entre estos espíritus superiores, adoradores de la belleza que en sí encierran todas las cosas creadas por Dios.

Remontándonos a los antiguos sabios de la India védica, hace más de cinco mil años, sabemos que practicaban el ejercicio llamado “Sabiduría del Sol”, llamado Surya-Vidya. Todas las mañanas, al amanecer, ponían las manos en el corazón, el sol de nuestro cuerpo, dejando que el amor fluyera hacia todas las personas, hacia todos los seres, hacia todas las cosas...mientras mantenían una dulce expresión en sus rostros.

Sonreían y el amor salía desde dentro, al sonreír estaban enviando su amor hacia el universo, estaban dándose al mundo y cooperaban repartiendo bendiciones, y al mismo tiempo ellos debían saber que esa misma energía de amor, les envolvía a ellos y les hacía mantener su propia armonía con la Creación; de tal manera que su salud se robustecía, pues cuanto más amor enviaban más fuertes se notaban. Así, con el tiempo, “los sabios” modernos también han descubierto que es más rentable dar que recibir; no me refiero a los sabios de conocimientos, sino a los sabios de corazón, que dan su vida por los demás, su tiempo, su escucha, su preocupación por los débiles, los marginados, esa es la sabiduría de los que renuncian a muchas cosas, por repartir amor sonriendo, pues con su sonrisa están ayudando a otros a saber levantarse, a descubrir que el amor existe, y que ellos también pueden, si lo descubren, repartirlo a manos llenas hacia los demás; y a partir de ahí, encontrarán la felicidad, comprobando que cuanto más dan más tienen, y también notarán como si su cuerpo rejuveneciera, parece más ágil, casi incansable para estar en disposición de servicio, y su salud inquebrantable, deja de necesitar a los médicos, pues dormir menos, trabajar más y comer menos, le predispone a una constante actividad, por la que la energía que recorre todo nuestro cuerpo, produce las sustancias necesarias, para mantener el equilibrio vital de nuestro organismo.

Existe un cuentecillo sobre un ermitaño, para matizar cómo actúa la sonrisa y que nos puede ilustrar muy significativamente, sobre la importancia de la sonrisa en nuestra vida y en la de los demás. Dice así: “Un día, cierto ermitaño, salió de su retiro, en la montaña, con un extraño mensaje, diciendo a cada uno que encontraba: “¿Posees tú sonrisa?.Cuando se le preguntaba por qué no hablaba de clemencia, compasión, amor, devoción y otros rasgos fundamentales de la vida virtuosa, respondía: “Tan sólo la sonrisa no debe ser olvidada: el resto vendrá”.

El ermitaño tenía razón. ¿Cómo podremos volvernos hacia el amor, si no existe morada para él?. La sonrisa es la puerta del santuario del corazón. Si la actitud e irradiación de nuestra sonrisa está cargada de energía positiva, de amor, de amistad, de benevolencia y de belleza, del corazón sale disparada una ardiente saeta que traspasa las barreras psicológicas de las personas con las que entramos en relación, haciendo estallar en la intimidad de su ser, cascadas de felicidad y agradecimiento. Entonces, se puede esperar lo mejor de estas personas, recibiendo de su parte, las bendiciones de la amistad, el apoyo, la colaboración, la compresión y el afecto. Los corazones están unidos y colaboran juntos ahora.

Por el contrario, si lo que sale de nuestra sonrisa, es un conjunto de emociones fingidas, como la de los mentirosos, estafadores, la mayoría de políticos, etc entonces se capta la actitud negativa, el corazón se bloquea, surgiendo un estado de rechazo y desconfianza y levantando una barrera psicológica entre las personas. Sonreír es dar una oportunidad para la cooperación y cooperar, es despertar lo mejor de cada hombre, en lo íntimo de su corazón.

En el artículo antedicho, una frase me impactó, pues me recordaba una situación parecida que yo había vivido con un muchacho drogadicto. La frase estaba en relación de un bloqueo de relación entre un hijo y su madre. “ Mírale a los ojos, sonríele con dulzura. Cógele delas manos y dile con amor y firmeza: creo en ti. Luego abrázale y exprésale tu amor con el corazón y ya verás como algo ocurre”.

Y así ocurrió con mi amigo el drogadicto, pues pasó, de no poder hablar seguido más de un minuto, ni leer de un tirón, más allá de un par de líneas de texto, a aprobar un curso nocturno de BUP, hasta con buenas notas y poder estar hablando conmigo tres o cuatro horas diarias de distintos temas. Durante todos los días de un año entero, estuve escuchándole, de lo que él quería hablar, y hablándole de lo que él quería escuchar. Queriéndole como él necesitaba que le quisieran, y dejándome querer como él necesitaba alguien a quien querer. Nuestras miradas y nuestras sonrisas vibraban en la misma frecuencia, por eso salió adelante, dejó la droga, la bebida y pudo rehacer su vida, al contar con alguien que confiaba en él, sin juzgarle, sin presionarle, marcando él mismo su propio ritmo de recuperación; sabiendo descubrir la motivación para superarse. La experiencia, que empezó en Agosto de 1991, y duró hasta Agosto de 1992, para él fue decisiva y engrandecedora, pero para mí, fue de inmensa felicidad, pues ayudándole a él, me estaba ayudando a mí mismo, en mi caminar espiritual, pues me hizo descubrir con su alegre sonrisa abierta y su mirada transparente que se podía llegar hasta su alma bondadosa y a esos niveles, la experiencia del espíritu, es profunda y conmovedora.


Mi amigo, había sufrido la falta de amor desde bien pequeño, un abandono en su época infantil donde las caricias de una madre y las conversaciones con un padre son tan necesarias en la formación y desarrollo psicológica de un niño.

En el campo `psicológico, se está viendo que los niños que son criados por madres alegres, comunicativas y sonrientes, crecen más fuertes y sanos, aprenden a hablar antes y, cosa muy interesante, son más dinámicos y creativos.

La sonrisa motiva, según dijo alguien. Motivar con amor es impulsar a las gentes hacia unas metas superiores. Sonreír despierta el valor y la seguridad en sí mismo, en los momentos de flaqueza. ¡Sonreír a los demás, nos permite ayudarles a triunfar!

Se han hecho muchos experimentos clínicos sobre la influencia de la sonrisa en la actitud del personal sanitario de los hospitales sobre los pacientes. En los hospitales de los Estado Unidos, se hizo el experimento siguiente. A los pacientes con problemas de úlcera gástrica, se les dividió en dos grupos. Con los enfermos del primer grupo, el cirujano habló distendidamente con cada uno de ellos, durante cerca de media hora, antes de hacerles pasar por el quirófano. El médico y las enfermeras debían sonreír amigablemente y mostrarse positivos. A los integrantes del otro grupo, se les dio el trato habitual; sin más explicaciones, se les dirigía directamente a la operación. Los resultados fueron sorprendentes.

Los ulcerosos del primer grupo, necesitaron la mitad de días de permanencia en el hospital durante el período postoperatorio, para recuperarse de la intervención quirúrgica.

Los efectos terapéuticos de la sonrisa, pueden reflejarse en la siguiente historia. En cierta ocasión, un sabio yogui de los Himalayas, cogió trozos de palma y de corteza de abedul y se presentó en una aldea. Visitó casa por casa y, allí donde había alguien necesitado y enfermo, entraba muy sonriente, ofreciendo como obsequio, sus trozos de palma o de corteza. Muchos de los que recibieron dichos presentes, ridiculizaron el valor de tan insignificantes trozos y dijeron: “¿No es ridículo intentar curar las enfermedades, con unas simples cortezas de árbol? Ellos sólo creían en el valor de las pócimas y los medicamentos. Pero hubo otros aldeanos, que también recibieron los trozos de hoja de palma y de corteza de abedul, que se mostraron bastante más sensatos y los aplicaron sobre la parte afectada y enferma de sus cuerpos, notando enseguida alivio. Comprendieron éstos que el yogui, había colocado sus manos sobre los pedacitos enviados, impregnando su textura con energía curativa de amor. Sí, al sonreír, la energía del corazón fluye hacia las manos, cargándolas de energía y poder de curación. Y, entonces, muchas cosas son posibles...

La verdad es que la vida es muy dura y difícil. Muchas veces no nos sentimos valorados ni remunerados en nuestro trabajo. Nos sentimos olvidados por los amigos y los hijos. Nos sentimos incomprendidos por el marido, por la mujer. En definitiva nos sentimos maltratados en toda clase de relaciones y por todo tipo de personas. Podemos cambiar de pareja, de trabajo, de amigos y aún así nos seguiremos sintiendo desgraciados. No es escapando de las situaciones conflictivas o desagradables como se solucionan nuestros problemas. ¿Qué hacer entonces? Enfrentar esas situaciones con un cambio de actitud. Cambiemos, nosotros, expresemos una mejor disposición anímica, sonriamos y provoquemos un cambio en la actitud de las personas hacia nosotros mismos. Amando y sonriendo, se transformarán nuestras relaciones mejorando substancialmente la calidad de las mismas.

Y éste es el poder y el secreto de la sonrisa, quien es capaz de sonreír, despliega la fuerza del amor, y quien aún ama, es capaz de desplegar el poder de transformar el mundo. Y, esto es magia, la magia de la sonrisa.

Como decíamos al principio, la mente tiene una misteriosa unión con la sonrisa. Se me confirmó leyendo unas declaraciones realizadas por el Dr. Sheldon C. Deal, eminente kinesiólogo, de la localidad norteamericana de Tucson( Arizona), cuando hace unos años estuvo en Madrid, para realizar unas demostraciones de sus técnicas y habló de la toma de conciencia y del poder de la mente. La mente más allá del cerebro, la naturaleza del pensamiento, la materia como vacío, las ideas como desencadenante o generadoras de la enfermedad o de la salud.

Decía el Dr. Sheldon, que la mente es capaz de reconstruir cualquier parte del cuerpo, aunque parezca inverosímil. No existe enfermedad sobre la Tierra que no se haya curada alguna vez de forma espontánea. Existen datos fehacientes, de curaciones repentinas de enfermedades que la Ciencia ha considerado incurables, en las épocas en que se han producido. Esto se pude dar si la persona enferma piensa con todas sus fuerzas que esto es posible. Durante 1991, las estadísticas de las remisiones espontáneas de enfermedades terminales han sido de un 0.1 por ciento, pero se puede mejorar, si nosotros, con el poder de nuestra mente, queremos que así sea.

Para el desarrollo de la mente, existen cinco factores vitales en el hombre: pensamiento, aire, agua, ejercicio y comida. El pensamiento y la mente, en general, tienen un poder que llega fuera de nuestros limites, pero dentro de nosotros lo podemos controlar, convirtiéndose en algo fabuloso.

Un ejemplo de superación ante la adversidad, puede quedar patente con el siguiente caso: En Australia, todos los años se celebra una carrera entre las ciudades de Sydney y Melbourne, separadas por unos setecientos Kilómetros. Acuden a ella, atletas de todo el mundo. Un año se inscribió Cliff Ywang. Los periodistas se fijaron en él porque tenía sesenta y un años, de edad, e iba vestido con una especie de mono, calzando unas galuchas (unas botas encima de otras) y de esta estrafalaria forma pensaba tomar parte en la carrera.

Los periodistas le preguntaron si podía competir con atletas profesionales y si podría aguantar una carrera tan larga a su edad, a lo que respondió que en el rancho donde trabajaba no había caballos y tenía que correr para coger las vacas, corderos y cerdos.

Se inició la carrera y no sólo Cliff la ganó, sino que además lo hizo con más de un día de ventaja, sobre el segundo clasificado. No fue el corredor más rápido, pero al no parar para dormir, llegó el primero. Uno de los trucos que empleo para ahorrar energía fue el de correr sin doblar las rodillas. al año siguiente no compitió porque no consideraba importante competir para ganar con tanta facilidad.

Esta historia nos lleva a la conclusión de lo perjudiciales que pueden ser las ideas preconcebidas. Este hombre ganó porque no tenía las ideas preconcebidas que todos tenían de sus limitaciones. Nosotros, no nos damos cuenta, de hasta qué punto estamos atrapados con ideas preconcebidas. Hace quinientos años, el mundo era plano; antes de Cliff los atletas decían que tenían que dormir seis horas para correr mejor, y Carl Lewis, estableció un récord mundial de los 100 metros lisos que nadie hasta ese momento creía que se podía mejorar.

Estamos atrapados por nuestras ideas preconcebidas. Sólo vemos las cosas que previamente nos creemos que existen, mientras que aquello que creemos que no existe, no lo vemos.

Tenemos una vista sensorial del mundo que está preprogramada. Un par de ejemplos nos aclararan las cosas. Una vez se llevó a un oso polar a un zoológico, pero por problemas de espacio, se le introdujo en una jaula pequeña. Cuando al cabo de unos meses se le pudo meter en un recinto diez veces mayor, el oso siguió dando el paseo exactamente con la misma distancia que tenía en la jaula anterior.

El otro caso acaeció en la India, donde los nativos atraparon a un elefante joven y le ataron la pata con una cadena a un árbol. El animal se dio cuenta de que el árbol lo tenía prisionero. Con el paso del tiempo, el animal iba creciendo y poco a poco le iban acortando la cadena. Cuando llegó adulto, la cuerda era fina y corta y lo ataron a un árbol más pequeño. Pues bien, aunque ahora podía huir, dada la fragilidad de su prisión, el elefante no se iba, porque, según había “aprendido”, estaba encarcelado mentalmente. No rompía la cuerda, ni intentaba separarse del árbol. Ese era su programa y el límite de su mundo.

No somos como los animales, pero lo que si es cierto es que todos tenemos una vista sensorial de lo que nos rodea. Tenemos un programa fijo que está determinado por nuestros pensamientos, pero nosotros somos los autores de nuestros pensamientos y podemos cambiarlos, cosa que los animales no pueden hacer.

Hay otro caso muy curioso e interesante sobre un experimento que realizó el Dr. Langer, psicólogo de la Universidad de Harvard, que puso un anuncio en el periódico pidiendo cien voluntarios, con una edad superior a los sesenta años, para llevar a cabo con ellos un experiencia durante diez días. Les condujo a un sitio apartado en el campo para que estuvieran aislados del mundo, y poder así simular con ellos que volvían a los años 50. Se les hizo un gran reconocimiento físico y mental, se les tomó la tensión, altura, flexibilidad, fuerza, agilidad, y muchas pruebas biológicas. Los periódicos, revistas, programas de televisión, decoración e imágenes de todo tipo pertenecían a la década de los 50.

Diez días después, se les volvieron a hacer todas las pruebas biológicas y se pudo comprobar que habían rejuvenecido una media de siete años en eso diez días. Era una gran noticia para la Humanidad, pero cuando regresaron a su mundo perdieron los siete años ganados “volviendo” a la edad biológica que tenían.

El miedo, que es psicológico, produce cambios estructurales en el organismo, de tal manera que aparecen reacciones internas, acompañados de emisiones de sustancias que favorecen la disfunción energética y con ello una bajada de nivel de las defensas disminuyendo la carga electromagnética que mantiene nuestra actividad normal de energía, y en ese momento aparece lo que se llama “enfermedad”.

Debería resurgir una conciencia más profunda de nuestra existencia. No podemos ver el cuerpo, sólo, desde el ángulo físico. Si nos preguntan ¿De qué está hecho el cuerpo?, se dice que de órganos, huesos, músculos, pelo, etc., pero éstos ¿de qué están hechos? de tejidos y diferentes células, y estos, a su vez, de proteínas, grasas, hidratos de carbono y así hasta llegar a los electrones, protones y neutrones.

Sabemos que el átomo está formado por un núcleo de protones, un espacio vacío y luego una o varias capas u órbitas donde giran los electrones. Está prácticamente hueco, en el 99 por ciento de su espacio, y está unido a otro electrón, dejando entre ambos otro gran espacio, formándose así el cuerpo humano. Hay tanto espacio vacío en nuestro cuerpo que cualquier cosa etérica, pasaría sin problemas a través nuestro.

Si el núcleo de un átomo tuviese el tamaño de la Tierra, el electrón más cercano estaría a una distancia, como de la Tierra a la Luna. Einstein dijo lo siguiente: Si tomáramos toda la materia sólida que compone el cuerpo humano, se podría colocar sobre la cabeza de un alfiler”.

La parte física se puede medir en unidades cuánticas ( una unidad cuántica de luz es el fotón, de la gravedad es el gravetón y de la unidad eléctrica es el electrón). La unidad cuántica de nuestro cuerpo es un pensamiento, pero también lo es al mismo tiempo un emoción, un deseo, un instinto, un concepto, una idea. No es algo verbal, es un impulso muy leve que te motiva para beber un vaso de agua o caminar de aquí para allá. De esta forma se puede hablar de una inteligencia impulsiva. En un nivel muy básico, un pensamiento es un impulso energético. Mientras se piensa, se están creando moléculas que se liberan de cada partícula de nuestro cuerpo”.

Podríamos preguntarnos antes estas manifestaciones ¿qué es pensar, cuál es la naturaleza del pensamiento? Alguien dijo: “que nosotros somos lo que pensamos todo el día”, la Biblia dice: “conforme piensas serás” y según el Dr. Sheldon “pensar es efectuar una química mental”. En los últimos años ha habido una investigación muy interesante sobre cómo reacciona nuestro cerebro, pues en un pensamiento o una sensación, nuestro cerebro crea un producto químico llamado neuropéptido. Los especialistas dicen en la actualidad que hay células receptoras dentro de las mismas células cerebrales. Cuando una célula cerebral quiere comunicarse con otra, fabrica un neuropéptido cuya forma física se parece a una mina marina.

Los lugares de recepción de estas otras células tiene una forma en la que encaja perfectamente el neuropéptido.Estos engarces son muy individualizados y sólo un tipo de neuropéptidospuede encajar ahí. Cuando queda encajado, la comunicación es completa y de esta forma se comunica el sistema nervioso entre sí.

Está demostrado que superficialmente son los vasos sanguíneos capilares los que transmiten mensajes que no tienen nada que ver con los del contenido de los más profundos.

Estos procesos son interesantes porque nos muestran que hay lugares receptores en otras partes de nuestro cuerpo y que no están limitadas a las células cerebrales. El primer lugar donde se encontraron células receptoras después de las cerebrales, fue en el monocito (célula blanca que forma parte de nuestro sistema inmunológico). Posteriormente el monocito ha sido muy investigado y se ha comprobado que hay noventa lugares receptores en él. Los neuropéptidos creados por el cerebro pueden ser detectados por el monocito. El sistema inmunológico está escuchando de una forma oculta nuestro diálogo interno. No se puede tener un deseo, un pensamiento o cualquier sensación, sin que se entere el sistema inmunológico.

Se ha descubierto que las células inmunológicas son capaces de producir sus propios neuropéptidos, es decir, nuestras células inmunológicas son capaces de pensar por sí mismas, tienen su propio intelecto, sus propias ideas y sus propias emociones,e incluso se ha comprobado que todos los órganos del cuerpo son capaces de hacer esto. Ellos crean sus propios receptores, de esta forma tenemos un cuerpo que piensa, del que se desprende que la mente no está limitada al cerebro, ya que está igualmente en cada célula de nuestro cuerpo.

Cuando decimos “mi corazón está triste” o “estoy explotando de alegría”,se está hablando de una forma literal, pero esto es lo que realmente está ocurriendo de forma química.

Esta química funciona de una forma muy sencilla. Supongamos que uno se siente tranquilo y feliz por la causa que sea. Bajo estas condiciones el cuerpo se encuentra muy relajado. Si está ansioso, el cuerpo crea moléculas nerviosas de histeria, no sólo a través de las adrenalinas,sino a través de todo el cuerpo. Si se siente emocionado o lleno de alegría,se crean unos moduladores inmunológicos anticancerígenos muy poderosos llamados interleucinas.

Si va a un hospital y le inyectan el equivalente a dos tazas de interleucinas, le va a costar cerca de 400.000 pesetas, pero si se va a Disneylandia y se sube a la montaña mágica, su cuerpo creará millones de interleucinas e interferones, sin ayuda de nadie, si piensa que va a ser una experiencia positiva, pero si le da miedo montar, su cuerpo creará una química negativa. Sabiendo, hay que pararse a pensar qué es lo que crea en usted alegría o gozo. Es lo mejor que puede hacer para su sistema inmunológico. Hacer lo que le entusiasma, es la solución.

Por todo ello el cerebro, puede crear productos químicos de la nada, habiéndose descubierto alrededor de cincuenta productos, los fabricados en un momento determinado. Estos no circulan normalmente por la sangre, sólo se crean cuando hacen falta. Uno de estos productos son las endorfinas que son cincuenta veces más potentes que la morfina. La mente puede crear productos en el momento necesario, con la fuerza deseada y en la dosis necesaria. todas estas instrucciones surgen al mismo tiempo y no tienen efectos secundarios para el organismo. Un ejemplo de ello es el del soldado que ha perdido un brazo en el campo de batalla y sigue caminando. Su cuerpo ha producido estos analgésicos.

Al preguntarnos en realidad qué somos, podemos contestar que somos cuerpo y mente al mismo tiempo. La mente no está limitada al cerebro, está en todas las partes del organismo. Tampoco está limitada al cuerpo físico, hay algo que sale de esa parte física al exterior. Este campo de interacción está lleno de información yestá intercambiando mensajes con todos los seres que pueblan el Universo, aunque de forma inconsciente.

Si pasamos a pensar en un nivel más profundo y tiene consciencia de este proceso, se puede dar cuenta de que puede escoger y sacar de ahí la respuesta sanadora que existe , porque tenemos dentro de nuestro organismo las drogas más apropiadas para hacerlo. El cuerpo es la expresión de la totalidad de los pensamientos que tienes de ti mismo. Si uno cree que su cuerpo va a envejecer de tal forma, seguramente será así. Por eso si cambiamos de ideas, el cuerpo puede cambiar de forma espontánea. Esto es algo difícil de comprender pero podría cambiar una conmutación biológica. No es necesario hacerse un lavado de cerebro, lo único que se necesita es tener la percepción necesaria para que ésta cause los cambios. Es como una alimentación espontánea. La percepción en sí hace que se produzcan los cambios.

Tenemos el ejemplo el “efecto placebo”que cura el 50 por ciento de los problemas psicológicos. Al hilo de esto me viene la idea de la película “Las tres caras de Eva”, en la que se contaba la historia de una mujer que tenía tres personalidades completamente distintas. En su día fue algo excepcional, pero ahora tenemos conocimiento de que hay personas que tienen hasta catorce personalidades.

En el cuerpo entran y salen personajes distintos. Si uno de esos personajes tiene diabetes, cuando a la persona se le hace un análisis de sangre , tendrá el azùcar muy alto, si a los cinco minutos sale ese personaje y entra otro y se le hace al cuerpo un nuevo análisis, el azúcar habrá bajado. Esto se ha podido comprobar. Ante esto cabe que cualquiera de Vds. se pregunte ¿Cómo es posible que la química de la sangre cambie tan pronto?. Porque el cuerpo no es más que la expresión de la conciencia que contiene el cuerpo.

También podíamos preguntarnos ¿ por qué no se ha descubierto antes? La respuesta es, sencillamente, porque que estábamos bloqueados, por los conceptos que nos dan nuestros sentidos y que creíamos que eran la verdad absoluta. Pero ya sabemos que no es verdad. Mi sentido me dice que mi cuerpo es sólido, los sentidos nos decían que la Tierra era plana y que el mundo es estacionario, cuestiones que como todos sabemos hoy en día, no son ciertas.

Si tienes conciencia de todo esto empiezas a sentir un cuerpo mucho más fluido, más dinámico, más cambiante. De hecho, el cuerpo está cambiando de una forma más fácil y rápida de la que nosotros somos capaces de cambiarnos de ropa. Es muy importante que comprendamos la naturaleza de nuestro cuerpo tal como es. Es decir, que la comprensión intelectual llevará a cabo la transformación.

Profundizando sobre lo dicho anteriormente, podríamos hablar de lo que representa la autoestima, como pilar básico para mantener la salud. Se sabe que las enfermedades coronarias, matan a más personas que cualquier otra enfermedad. Si tuviéramos más amor y cariño, bajaría mucho este índice. El 50 por ciento de las personas que sufren ataques cardíacos no tienen ninguno de los factores habituales de riesgo, como el alcohol y el tabaco. ¿Entonces, qué influye sobre esto? Dos motivos: la insatisfacción en el trabajo y la falta de autoestima personal. También es curioso resaltar que los lunes por la mañana hay un índice de problemas de corazón, mayor que los otros días. La única diferencia reside en que hay un pensamiento, más negativo respecto al trabajo.

En un hospital, tuvo lugar una observación con niños prematuros, de menos de un kilo y medio de peso. A uno de los grupos, les pusieron en incubadoras sin más, mientras que al otro grupo se les sometió a cuidados y atenciones, al menos durante diez minutos al día (los científicos llamaban a esto “estimulación kinestésica táctil). El grupo que recibió las caricias ganó el 49 por ciento más de peso al día y se les permitió salir de la incubadora cinco días antes, con lo que se ahorró dinero del tratamiento. Claro que hay que aclarar que esta práctica estaba motivada por el ahorro; no lo hacían por amor, ni por conciencia de cariño hacia los niños. Pero el ejemplo puede servir para concienciar a los sanitarios que el amor puede servir en los hospitales para beneficiar a los enfermos y también para que salgan más baratos sus cuidados.

Los científicos emplean diferentes términos para definir los campos energéticos. Unos hablan de campo unificado, otros de campos morfogenéticos, pero la naturaleza es básicamente espacio vacío que está lleno de información y energía, pudiendo modificar ambos con nuestras técnicas. Por ello podemos hablar de que nuestra verdadera esencia es un campo sensorial que tiene una reacción con él mismo y se convierte en nuestro cuerpo y nuestra mente. Básicamente somos conciencia que concibe, gobierna, y se convierte en cuerpo- mente. En principio parece muy abstracto, pero si llegamos a comprenderlo, llegaremos a una conclusión muy dramática; que no somos máquinas físicas que han aprendido a pensar, sino que más bien somos pensamientos que han aprendido a construir una máquina física.

Para ello debemos tener conciencia de lo que pensamos. Ahora mismo, no somos conscientes que nuestros pies están tocando el suelo, si no se lo hubiera comentado, ni notamos que la ropa nos toca el cuerpo, sino se está pendiente de ello. Conviene no olvidar que la condición de nuestro cuerpo es el resultado de nuestra conciencia. Lo que verdaderamente es una pena es que el mundo en general es el resultado de estos pensamientos colectivos. por tanto, es bueno hacer un retiro espiritual, para “recargar pilas”, pero la realidad es que somos espirituales y estamos teniendo una experiencia física en un lugar transitorio.

El 99 por ciento de lo que somos es invisible. Todo lo que hacemos en la vida es precedido por un pensamiento, así que tenemos la libertad de escoger esos pensamientos. Sólo es necesario que tengamos el control de hacerlo, de una forma consciente, en vez de hacerlo de una forma inconsciente.

Podríamos preguntarnos entonces ¿dónde hay que buscar la respuesta; dentro o fuera del cuerpo? con un pequeño ejemplo llegaremos a la conclusión correcta. A un hombre se le cayó una llave en su casa y en ese momento no había luz. Salió y se puso debajo de un farol, para buscar la llave. Vino un amigo y se puso a buscarla con él, pero como no la encontraban le dijo el amigo: ¿dónde se te ha caído? Dentro de la casa, respondió él, a lo que el amigo le contestó ¿por qué la buscas aquí si está dentro, estás loco?, y él respondió, en la casa no hay luz para verla.

Nosotros no somos tan tontos para buscar una respuesta fuera , cuando la tenemos dentro de nosotros mismos. Hay que tener la mente abierta y sin limitaciones programadas. Cuando uno está inspirado la vida funciona, si no estás inspirado, la vida no es más que problemas, así que busca la inspiración como sea y no te quedes esperando a que venga a ti.

Una mala noticia es que la Ciencia avanza a través de fracasos y errores, propios de quien no acepta las ideas nuevas. No dejemos que esto nos ocurra a nosotros. Debemos acoger las ideas nuevas y avanzar por delante de la Ciencia, pero siempre buscando la sabiduría de la naturaleza de nuestro cuerpo. Todos nosotros tenemos un paciente muy complejo “nosotros mismos”.




POEMARIO DE SENECTUD “EL ALQUIMISTA”

SINOPSIS


Delicado poemario que transciende la experiencia humana para ser testimonio íntimo de la acción del espíritu. que  narran unos hechos personales a modo de poesía.
Con esta premisa siempre presente, se puede desglosar este poemario en cuatro etapas, correspondientes a su vez a las etapas de la vida.
Diríamos pues, que nos encontramos ante una primera etapa delicada y en extremo hermosa para los espíritus sensibles que nos deleita con unos fragmentos  dedicados a las diferentes manifestaciones de la belleza, como por ejemplo cuando nos dice “Cuerpo con caderas de ánfora y su perfil de alta pureza”, en el poema “La  Belleza de lo Inanimado”.
En la segunda nos encontramos con los que podríamos llamar “poemas de la experiencia” una serie de poemas, basados en experiencias personales del autor,  relatados con suma maestría,
La oración y la acción de gracias, están presentes más que en ninguna parte, en los poemas que forman la tercera etapa y elevan el Alma a una íntima comunicación espiritual con su Ser, de este modo llega a esa cuarta y tan temida etapa dedicada a la muerte, en la que Vicente desnuda su sentimiento más intimo, para descorrer el velo del natural temor al cuarto Caballo de la Apocalipsis.
Para terminar con la entrega incondicional al Amor; en sus últimos poemas, como muestra citaremos unos hermosos versos dedicados a su esposa, “Jamás mundano hecho/ borrara tu imagen de mi pecho”, cuando el poeta nos está   hablando de cómo el dolor ha sido venciendo por el amor,  de este modo la etapa anterior queda superada.
 
 

 

 

 

 

 

sábado, 1 de diciembre de 2012

"LA FLORIDA" SANTIAGO DE CHILE

Viaje a CHILE.

Experiencia en el Barrio de
"LA FLORIDA"

SANTIAGO DE CHILE

Fueron ocho días felices,

conviviendo con los “ROTOS

Han sido mujeres, hombres,

niños, niñas, gatos, perros.

Seres con sentimientos,

y que trasmiten amistad,

En Verdad este es el pueblo,

que amaba Pablo Neruda

y que desde la Eternidad

no deja pues de estimar,

contactando con humanos

con los que sí puede hablar,

para denunciar la pobreza

y marginación de esas casas

que más parecen cárceles,

como cuando él existía

y que siempre repudió.

Por eso Pablo Neruda,

pide a sus poetas Chilenos

que escriban contra el maltrato

de sus hermanos los “ROTOS

y liberen de su cárcel,

a tantos miles de seres

que viven en la indigencia,

siendo un país de opulencia,

con sus arcas bien repletas

del oro que se almacena

en las arcas estatales.

Pudiendo ayudar a ricos

como el poderoso OBAMA,

pudiendo pagar con ello

deuda externa americana,

quedando muy agradecido

el Águila voladora

con el Gobierno Chileno,

mientras su pueblo se muere

de hambre y de miseria

cambiando pesos por dólar.

Será una necesidad pues,

que los escritores chilenos

que han denunciado abusos

siempre de los poderosos,

se impliquen en estos tiempos

apoyando a Pablo Neruda

que desde el más allá y aquí,

luchen con armas liquidas,

con la tinta y los papeles;

defendiendo la Verdad

de los que no tienen ni voz,

ni los medios para luchar,

ni saben exigir el pan

necesario a sus familias,

en su menester diario

y viven en la indigencia,

esperando que algún día

su país les dote al menos

de lo justo y necesario:

como expresa Pablo Neruda

en su comunicación

¡Que el hombre tiene derecho

al pan que a todos envía DIOS!

Por eso la obligación

de todo el que quiere mandar,

de ponerse a obedecer

al que todo lo ha Creado;

sirviendo al necesitado

en primer término hallado.

Ya lo dijo aquél Gran Señor,

Quien quiera ser el primero,

cíñase y siendo el Servidor

administre rectamente,

instalando la igualdad

de su pueblo honestamente

y busque entre sus ministros:

hombres justos y honrados

que sepan dar con Amor

su tiempo y sabiduría

para alcanzar lo mejor

necesario a la humanidad

para obtener la felicidad

que toda persona busca

para sí y sus familias;

sea cualquiera el planeta

en que habite ese humano.

Creo que ya he terminado

con este largo legado que

Pablo Neruda, mi hermano,

así me ha recomendado.

En este tiempo dudoso

de conflictos y de crisis

que siempre son las excusas

de los malos dirigentes,

que nunca saben emplear

las medidas oportunas

al tener capacidades

disminuidas por sus Egos

que sólo piensan en medrar

a costa del pueblo llano,

que confía en sus palabras

que nunca llegan a cumplir,

pues vacías de contenido

salidas de su avaricia

y no de su corazón

no pueden dar soluciones

donde no reside el AMOR

VICENTE ENGUIDANOS GARRIDO

CASTELLON (ESPAÑA) 17 NOVIEMBRE 2012